Hadara

Hadara es una mujer despierta, conversadora, curiosa e inteligente. Vive en una vereda a una hora del casco urbano del municipio de La Mesa, Cundinamarca. Fue beneficiaria hace 7 años del programa de responsabilidad social empresarial de la Empresa de Energía de Bogotá, Semillero para el Desarrollo Científico, y su participación en él cambió su perspectiva de vida.

 

Cuando Hadara tenía 10 años, llegó a su institución educativa Francisco Julián Olaya en programa Semillero para el Desarrollo Científico, para seleccionar a los mejores 25 estudiantes de grados 4to y 5to de primaria. El desempeño escolar sobresaliente generó que Hadara fuera una de las beneficiarias de Semillero.

 

 

No era fácil para esta pequeña desplazarse cada sábado de su residencia en zona rural de La Mesa, para dirigirse a la sede del colegio departamental Olaya, pero sus ganas de aprender y el deseo de sus padres de que su hija tuviera mejores oportunidades de vida, lograban que cada sábado y domingo, Hadara llegara sin falta a Semillero.

 

El Programa generó en Hadara un amor por el conocimiento que mantiene hoy en día, fue una de las mejores estudiantes de su promoción y la disciplina y amor por el conocimiento que desarrollo en sus dos años en Semillero, la llevaron a obtener uno de los mejores ICFES de su colegio y de la región; razón por la cual, participó en el programa estatal “ser pilo paga”, por una beca para estudiar diseño gráfico en Bogotá.

 

Pese a que el desempeño de Hadara fue ejemplar en su prueba de estado y en sus notas académicas, fue descalificada del programa por criterios de situación socio-económica, el amor al servicio de los demás que desarrolló en el Programa la han motivado a hacer parte de voluntariados donde puede poner en práctica todo lo aprendido en Semillero.

 

Según la madre de Hadara, programas como Semillero generaron en su hija interés por el conocimiento y el servicio a los demás. Han sacado lo mejor de su hija, pues las ganas de superación siguen intactas pese al rechazo de la beca. Hoy en día sigue luchando por ingresar a la universidad y ser una profesional. Aspira a graduarse e involucrarse de forma activa y profesional en programas como Semillero para el Desarrollo Científico, que le permitan llevar ciencia y tecnología a los lugares más apartados de la geografía nacional. 

Visto 186 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Enero 2016 03:51