Historia de vida de Luz Ángela Bejarano

Luz Ángela es una mujer de 22 años, madre soltera, estudiante de salud ocupacional, llanera de corazón e hizo parte de la capacitación que CDI Colombia le proporcionó a cientos de personas en temas de tecnología en zonas de Bogotá y el municipio de Madrid, Cundinamarca.

 

Luz Ángela es una mujer apasionada, guerrera, luchadora. Conoció CDI gracias a la fundación donde trabajaba con su suegra. Inicialmente, fue estudiante de temas de tecnología aplicados a proyectos productivos para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Cuando se graduó del programa su hijo Gabriel acababa de nacer. Fueron dos acontecimientos importantes en su vida: primero, culminó un proceso que le permitió aprender temas que le servirían para desempeñarse profesionalmente y dos, le demostró que ser madre soltera no era un impedimento para lograr las metas que se propuso. Su hijo Gabriel era un bebé recién nacido cuando obtuvo el título.

 

 

Su gran desempeño e interés en el tema tecnológico motivaron a que CDI Colombia la acogiera como capacitadora. Dedicaba su tiempo a enseñarle a niños y niñas, jóvenes y adultos mayores sobre temas básicos de computación. Con el trascurrir del tiempo, Luz fue mejorando sus habilidades en el aula y llamó la atención de la Fundación IBM quien le propuso ampliar el programa para incorporar robótica y electrónica.

 

Luz logró trabajar con niños y niñas con diversas capacidades y desarrollaron un robot que les permitió ganarse un viaje a Atlanta, Estados Unidos, para mostrar su creación. El proyecto no solo le propició aumento de conocimientos en los menores, también un proceso de inclusión social al permitir que la tecnología llegara a las personas menos favorecidas.

 

El desempeño de Luz llevó a que CDI nuevamente le ofreciera encargarse de un Centro de tecnología, pero esta vez en el municipio de Madrid, Cundinamarca. Este proceso fue significativo para ella, pues le permitió ampliar su influencia y capacidades al tener que trabajar con población con múltiples discapacidades: visuales, cognitivas, auditivas… Logró generarle a la población interés por ciencia y tecnología y la adaptación de esto en la vida cotidiana. Este proceso fue importante porque a la par que lo desarrollaba, asistía a la universidad y debía encargarse de su pequeño Gabriel.

 

Hoy, Luz recuerda con agrado su experiencia por los centros CDI, su mayor honor, aparte de ser madre, es que aún la recuerden y la llamen “profe”. Siente que sus conocimientos han aportado a mejorar la calidad de vida de otros.  

Visto 468 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Diciembre 2015 20:05